Al otro lado del espejo

Si te gusta “Alicia en el país de las Maravillas” reconocerás el título de esta entrada: la continuación de las aventuras de Alicia. Como diría Groucho, pero cambiando algunas cosas, “si no te gusta este título, tengo otros”.

Este fin de semana he estado en el “V Congreso de Sinestesia: Ciencia y Arte”. Estoy en la organización de estos congresos desde el segundo, y en éste último he presentado algunas ponencias sobre sinestesia, ideaestesia y termografía. Otro día te las cuento.

A lo que voy. ¿Alguna vez habéis tenido esa sensación de estar en algún sitio, o con algunas personas, y pensar: “estas son las personas que yo debería haber conocido”, o algo similar? Yo sí, varias veces, y creo que es una forma de reconocerte a través del espejo.

Un espejo te da tu reflejo. No exactamente como te ven los demás, sino una imagen invertida. Pero para el caso, nos sirve. Esos momentos de crisis que a veces ni siquiera sabes que tienes pero que te pones delante de un espejo y te quedas allí mirándote como si esperases una respuesta a una pregunta que sabes cuál es (la pregunta, digo) aunque no la formules en voz alta. Recuerdo cuando veía Ally McBeal (sí, veía Ally McBeal, al menos por un tiempo) y la protagonista se iba al baño a mirarse en el espejo cuando tenía alguna crisis, lo que solía ser siempre, en realidad. No es Ally McBeal una serie muy recomendable si estás bajo de ánimo, no…

Durante bastante tiempo, yo no me quería mirar en los espejos. Me lavaba la cara y los dientes sin mirarme en el espejo del baño. Aquello duró más de un año. No quería verme, simplemente. No era sólo algo físico: que estuviera más calvo, o tuviera más arrugas; era que no quería verme, en su sentido más amplio. Si sabes de lo que hablo, no necesitas que te lo explique más. Usar esta frase es también un truco literario cuando no sabes como explicarlo, ¿no?

El espejo te devuelve lo que hay, mejor o peor en función de la luz, claro. Si estáis tristes, id a una tienda de ropa y meteros en los probadores: la luz está puesta a conciencia para que te veas más guapo y creas que te queda mejor la ropa. No es tontería: espejo-terapia, mirarse en ciertos espejo con ciertas luces (lo de espejo-terapia es inventado)

Hace tiempo que escribí algunas ideas relacionadas con psicología, auto-imagen, bienestar y estado emocional relacionado con el mirarse al espejo. Por ahí están. Me pareció algo interesante. Soy un investigador creativo y curioso, y aunque suene como algo genial, es en realidad algo que se ve castigado más que recompensado en la universidad actual. También de esto os hablo otro día.

Volviendo a la sensación que os decía, ¿nunca habéis sentido eso de “este es mi sitio”? Aunque en realidad no es eso a lo que me refiero. Es más algo como “estas personas son las que debería haber conocido”. Hay algo en ellas que te hacen reconocerte, en esa otra vida a través del espejo, no la que tienes ahora, sino la que sientes que deberías tener. Y si sientes eso, si miras al espejo y ves tu reflejo y no te gusta (incluso si estás en un probador a punto de quedarte ciego con la intensidad de las luces) si cuando te miras te ves en el espejo y también al otro lado del espejo, ves ese otro sitio en el que sabes que deberías estar: esa vida, haciendo esas cosas, con personas como esas.

No quiero escribir sobre el tópico de “cambia tu vida” así de la noche a la mañana. La verdad, es que no sé sobre qué quiero escribir, Voy cogiendo lo que ha ido pasando en la semana y lo voy juntando como puedo. Por ejemplo, hoy he vuelto a leer aquello de que “los 40 son los nuevos 20″. De eso nada. Los 40 son los 40. Yo estoy a semanas de tenerlos, y no siento que sean los nuevos 20. Eso es algo inventado para vendernos cosas, desde tablets hasta ofertas de ocio nuevo (para ti, que tienes los nuevos 20) y que quieren contribuir a la ilusión de los nuevos 20.

Leí hace unas semanas – este post no tiene orden ninguno, ni estructura, ni nada; me encanta – un artículo que hablaba sobre la caída que tuvo Madonna en la entrega de premios BRIT Awards. Al empezar la actuación, tiran de su capa, se le enreda y cae de una altura de tres escalones. Quien escribía el artículo decía que con ella nos caímos todos los que habíamos ido creciendo con su música, que de pronto se cayó no sólo ella, sino todos nosotros, nuestra idea de que seguíamos siendo jóvenes, de que el tiempo estaba congelado. Pero luego añadía que pasó algo que fue incluso más increíble: que se levantó y siguió con la actuación. Y con ella, nos levantamos todos los que nos habíamos caído, y que nos poníamos en pie de nuevo. Algo así.

A través del espejo te puede llevar a esa otra vida que no has tenido hasta ahora, pero que sabes exactamente cuál es. Quizás ni te planteas que esa otra vida pudo haber existido, pero si te miras a un espejo – a uno de cristal, o te miras en otra persona a quien quizás no conoces de nada pero está frente a ti durante la cena de un congreso de sinestesia y dices “yo debería haber conocido a esta persona cuando tenía 17, 18, 20 años… – digo, si te miras a un espejo y lo que ves no es a ti sino que ves a través del espejo, puede ser una experiencia horrible, porque te das cuenta de que estás en “los nuevos 20″ (o la edad que sea, que esto no es sobre la edad), te das cuenta de que te has caído del escenario y no tienes muy claro como levantarte, ni siquiera si deberías hacerlo… pero también ves una imagen clara, a través del espejo, de esa otra vida que mantiene lo que quieres hacer (que quizás no es lo que has pensado siempre que era), esa otra vida que se sigue desarrollando en algún lugar, y que quizás no está tan lejos como parece.

Está al otro lado del espejo.

(Ah, ya recuerdo la frase final del artículo sobre la caída de Madonna: “Caerse es cosa de viejos, pero levantarse es cosa de adultos”. Léelo, aunque no te guste Madonna. Aquí lo tienes)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s