Relato: “La llave frágil”

Todo el mundo tiene la opción de nacer con una llave. Una llave que surge del interior de una piedra que acompaña a la madre durante el embarazo, y se abre en el momento del parto. Esta llave es única para cada persona, y supuestamente abre algo en alguna parte del mundo. Con el tiempo la gente ha ido dejando de buscar qué abre su llave, aunque sigue siendo habitual que cada persona la pruebe en tantas cerraduras como quiera. La creencia ha sido siempre que aquello que abra tu llave de nacimiento, tendrá algún significado para ti. Javier nace, como todo el mundo, con una llave. Pero la suya es una llave frágil. Tendrá que pensárselo bien antes de ir probando cerraduras para abrir, puesto que su llave quizás no aguante muchas tentativas.

¡Pues aquí está! Lo he revisado y vuelto a revisar, cortar, editar, reescribir y vuelta otra vez. Aún podría seguir, supongo, pero necesito también acabar con una cosa para ponerme con otra.

Este relato (o cuento, no sé cómo se tendría que denominar) surge a partir de una frase de Néstor Belda: “Todos nacemos con una llave. Sólo tenemos que encontrar la puerta”. Entendí la frase como algo metafórico, pero me dije: ¿y si no fuera algo metafórico? ¿Y si todos naciéramos con una llave real? Con esa idea, y en una sola mañana, toda la historia se desplegó en mi cabeza, y me puse a escribirla. He aprovechado esta escritura como un ejercicio, estableciendo una rutina para escribir (lo más que he podido), utilizando algunos consejos de los que he ido leyendo (sobre los consejos hablaré otro día), y animado especialmente al leer “Mientras escribo”, de Stephen King, como cuento en la entrada anterior. Por cierto, si te fijas verás que todas las entradas anteriores a esta tienen fecha del 7 de junio; la razón es que las he trasladado todas a esta nueva dirección.

la llave frágil

Acabé el primer borrador el 9 de mayo. En las sucesivas lecturas y revisiones me ha parecido estupendo, maravilloso, empalagoso, ridículo, absurdo, maravilloso de nuevo, fabuloso, emotivo, estúpido, ridículo otra vez… pero yo seguía editando, y aunque he estado tentado de dejarlo en el cajón (frase hecha típica de escritor, porque no hay cajón, sólo carpeta en el ordenador) al final no lo he hecho, y me alegro. Puede que no valga un duro, pero no sólo es escribir y editar, también es exponerlo, que la gente lo lea y me diga que le ha gustado o que va a denunciarme por hacerle perder su tiempo.

Así que ahí va. Se agradecen los comentarios y críticas. Si os gusta, pasádselo a alguien (porque de eso va todo esto, de la difusión de lo que voy escribiendo). Si no os gusta, pasádselo a alguien… que no os caiga bien.

Podéis descargarlo aquí (en pdf): ———

Editado el 25/08/2015: Pues ya no está el relato. Lo he retirado para volver a trabajar sobre él y, quien sabe, probar con la auto-edición a través de Amazon, que es algo que me apetece experimentar. Así que ¡estad atentos!

Anuncios

5 comentarios en “Relato: “La llave frágil”

  1. Sin preámbulos. 😉
    Me ha sorprendido que tu primer relato tenga veintidós páginas.
    Me parece que, habiendo escogido un argumento difícil de desarrollar, has conseguido elaborar una ficción verosímil.
    Has logrado atrapar mi atención y mantener la tensión narrativa hasta el final.
    Me gusta la mirada, está impregnado de un bonito halo onírico, casi gótico.
    Bajo mi punto de vista, por la descripción de la casa, el lord debería ser más bien un pastor anglicano de alguna vicaria rural (es una opinión). Mira, por ejemplo, esta es la casa del vicario de la película “El hombre tranquilo” en que me ha hecho pensar tu relato.
    http://www.sabrams.com/photoGallery/galleries/ireland/010_cong/source/ireland_cong_quiet_man_t_6.htm
    Creo que has enlazado muy bien los diferentes elementos de la historia, has ido desmenuzando la trama de forma inteligente para que siga siendo interesante.
    Desarrollaría más el final que es, demasiado escueto. Con gusto hubiera leído diez páginas más.
    Además no me queda demasiado clara la idea final. Me plantea interrogantes, no porque sea un final abierto, sino porque me da la impresión de que no está bien resuelto.
    Una idea interesante, gusto por la narración y un buen comienzo.

    • Gracias evapezz! Por esta crítica tan clara y directa. Otras personas me han dicho algo similar con respecto al final. En el primer borrador, la casa del lord era una vicaría… Al final lo cambié. Un saludo!

  2. Gracias, Óscar, por regalarme una hora y cuarto de disfrute mientras leía “La llave frágil”. Me ha parecido un cuento con un equilibrio muy logrado entre tensión y goce literario. Intento explicarme.

    Por un lado, la trama invita a saber más sobre las llaves y lo que abren, y en especial esa llave tan frágil; trama que apunta directamente al tema que, al menos para mí, está en el fondo del cuento: hay que arriesgar para vivir. Pero por el otro, aun estando bien engranada la trama para retener al lector, lo que más me ha gustado es el mero fraseo: la elección de la palabra precisa en todo momento, las frases subordinadas bien redactadas para que nos perdamos y algo más que no sé descifrar que hace muy fluida y agradable la lectura.

    ¿Algo mejorable? Sólo se me ocurre indicar que me ha parecido más redonda la primera mitad del relato. No en cuanto a la estructura ni a la trama. Eso lo veo perfecto. Sólo en lo que comenté antes del fluir de las frases. Supongo que me equivoco, pero tengo la sensación de que la primera mitad se ha revisado más veces o con más profundidad que la segunda. Pero, en cualquier caso, estoy hablando de una excelente primera parte y una muy buena segunda parte.

    Enhorabuena, Óscar.

    • Hola Javier,
      Muchas gracias por este comentario, y por haber leído el relato. Me alegro mucho que hayas disfrutado tanto.
      Dese luego que el texto está revisado y vuelto a revisar, pero sí estoy de acuerdo contigo en que la segunda parte es diferente. Otra gente que lo ha leído me dice algo similar, sobre todo respecto al final. Gracias a vuestros comentarios y a la re-lectura que he hecho tiempo después, voy viendo lo que puede cambiarse. Por eso quité el relato del blog, para darle una vuelta más y ampliar algunas partes, quizás (pero no mucho, tengo claro que es un relato corto).
      Me resulta muy interesante lo que señalas sobre que la trama apunta directamente al tema; buen consejo, me lo apunto.
      Un saludo!

  3. Pingback: Realismo mágico: ¿fantasía acomplejada? (Trilogía Realismo Mágico, Vol. I) | Nada Empieza Nunca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s