Dame consejos que quiero morir

Cuando volví a retomar la escritura comencé a buscar consejos para escribir. Nunca los había tenido en cuenta, salvo el consejo más famosos de todos: lee. No me gusta especialmente recibir consejos, en casi ningún ámbito. Soy un aprendiz pésimo. A pesar de eso, al acercarme de nuevo al tema de la escritura encontré algunas páginas y blogs a los que sigo la pista, como Me gusta escribir, Escrilia, Sinjania, el blog de Paul Pen, Gabriela Literaria, Néstor Belda, entre otros.  En ellos había técnicas y consejos de todo tipo: planificar un guión, creación de personajes, mejorar la trama… Consejos sobre qué hacer y qué no hacer, y cómo hacer lo que sí tienes que hacer. Además de recomendaciones sobre la escritura en sí misma, también ampliaban el marco, y comencé a conocer más sobre otras cuestiones, como la autoedición, cómo hacer para publicar una novela (nada de mandar copias impresas pudiendo mandar un email con un archivo adjunto), la figura de los agentes literarios y cómo contactar y alcanzar a la gente que podría estar interesada en lo que escribo.

Al mismo tiempo que leía todos esos consejos, estaba escribiendo el borrador de una novela.  Tenía la idea, el título, los personajes, y prácticamente toda la historia. No estaba mal. De vez en cuando la dejaba apartada porque tenía otras cosas que hacer o porque empezaba algún relato o cuento corto, y luego volvía a retomarla de nuevo. Apliqué con ella todo cuanto iba leyendo, todos los consejos sobre como planificarla, cómo estructurarla, los pasos a seguir, cómo deben ser los personajes (esa horripilante ficha donde aparece TODO sobre su vida: historia, familia, edad, qué les gusta comer, cuántas veces van al baño…odio esas fichas)

Como soy, digamos ligeramente muy obsesivo, no me bastaba con leer un consejo; los quería todos. No me basta con un punto de vista, los quiero conocer todos y luego crear una síntesis absoluta y exhaustiva. Leí, imprimí y releí todos los consejos que pude: los diez hábitos de tal escritor, las 7 claves de la buena escritura, las 9 cosas que nunca debes hacercómo mejorar la trama… Me puse con los consejos como si fuesen un manual y los apliqué paso a paso, incluso cuando eran contradictorios entre sí, que lo son. ¡Y eso me encanta! Lo que nunca debe hacerse según dice aquí resulta que es lo primero que debes hacer según dice allí.

En mi caso, lo único que conseguí fue destrozar mi novela, abrirla en canal, llenar tres libretas con datos y detalles que aunque me gustaban y convertían la trama en una maquinaria precisa (y era necesario para lo que quería hacer, o eso pensaba yo) al final no pude seguir escribiendo. Tuve que parar hasta en tres ocasiones.  Ahora lo que tengo es eso, varias libretas con las vísceras de una historia sacadas y esparcidas en sus páginas. La tengo ahí, en la mesa, dejando que se recupere. Creo que la idea es buena, y puede escribirse algo medio decente para leer en la piscina o en el autobús. O como dice Paul Pen, una novela para “estar en las estanterías de los aeropuertos con un lomo en condiciones“.

borradores

Una novela descansando tranquila después de una operación a trama abierta. Aún hay esperanza…

¿Ha mejorado mi forma de escribir con todos estos consejos? Absolutamente sí. ¿Ha mejorado la historia que estaba escribiendo? Pues sí. Creo que la he salvado de ser una historia mala, sin peso, mal escrita, de novato. Y ya sabéis que quiero que todo sea perfecto. Me causa grandes dolores de cabeza en mi vida porque no siempre lo consigo, pero en la escritura quiero que lo que escriba sea perfecto. Con tanto consejo, tanta disección de la historia, lograba darle enjundia… pero no escribía. Hasta que no dejé de leer consejos no pude retomarla y dejar que la creatividad saliera y le pegara un buen meneo. Pero eso sucedió estando lejos de los consejos, aunque esos consejos habían dejado su fruto en mi cabeza.

Por el momento, y si no hay cambios, creo que he dado con el equilibrio. Si leo sobre consejos, no escribo. Y si escribo, no quiero saber nada sobre consejos. Creo que ambas cosas al mismo tiempo no me funcionan. Siento que son como un ciclo continuo, una especie de Yin y Yang, en donde cuando estás en una etapa receptiva (Yin) estás abierto a los consejos, las opiniones de otros, sus ideas, etc, aunque sean contradictorias entre ellas. Pero no es el momento de escribir. El momento expresivo llega luego, cuando pongo los dedos sobre las teclas y paso de los consejos, aunque ellos ya han hecho su parte: estoy viendo su aporte mientras escribo. Ya sabéis que el Yang contiene al Yin, y al revés. Cuando escribes, sin guiarte por consejos o recomendaciones, ellos han hecho su trabajo y lo notas. Cuando dejo de escribir y leo sobre escritura, hay una parte de esa expresión (Yang) que me permite que todo lo que voy recibiendo cale en mi historia, y en mí como escritor, sin forzarlo. Y así se van alternando los ciclos, y de este modo es como voy escribiendo con los consejos.

Lee sobre cómo escribir, escribe sin guiarte por lo leído.

Lee sobre cómo escribir, escribe sin guiarte (mucho) por lo leído.

Leed páginas sobre consejos y literatura. Leed lo que escriben otros sobre el proceso de escribir. Las páginas que yo menciono aquí son muy buenas, pero hay muchas más. Búscalas y crea tu propio ciclo creativo. Los consejos son útiles si no te obsesionas en alcanzar una mega-guía-del-escritor y aplicarla a modo de manual de instrucciones.

Anuncios

12 comentarios en “Dame consejos que quiero morir

  1. Siempre puedes recurrir a los anticonsejos 😀 http://www.gabriellaliteraria.com/26-malos-consejos-para-escritores/

    Ya en serio, creo que uno de los pocos consejos que son siempre aplicables en la escritura es el siguiente: sigue tu propio proceso. Los consejos ayudan (y algunos son determinantes, sobre todo los que se refieren a ortografía y gramática), pero nada hay como leer y escribir mucho para entender cómo aplicarlos. Ahí está el truco: entender por qué son los que son, no seguirlos a ciegas.

    Un gran artículo, y mil gracias por la mención.

    • Anticonsejos… tienes toda mi atención! Leí en su momento estos anticonsejos, creo recordar, y los voy a volver a leer. Y quien sabe, lo mismo hasta sigo algunos 🙂 Creo que parte de ese “quiero morir” con los consejos se debe a que empecé a atesorarlos y estudiarlos como instrucciones con la idea de “cuando los sepa, entonces escribiré bien”. Llevaba mucho tiempo sin escribir, y me di cuenta de que ponerme a darle a la tecla era tan necesario como los consejos; sin escribir, no hay forma de buscar mi proceso, como tú dices, y pierdes la oportunidad de comprenderlos a través de tu propio trabajo y tu intención al ponerte a escribir lo que sea que estés escribiendo.
      Gracias a ti por ese blog tan fantástico. Tengo pendiente la lectura de Lectores Aéreos en cuanto acabe una conferencia que tengo en breve.
      Y sobre los anticonsejos… que viva la Fantasía, ese género “menor”. Un abrazo.

      • ¡Muchas gracias! Me guardo este artículo para compartirlo en redes durante los próximos días 😉

        Y sí, creo que podemos estudiar toda la teoría que queramos; hasta no llegar a la práctica de poco sirve.

      • ¡Muchas gracias! No puedes verme, pero estoy haciéndote una ola ahora mismo en la biblioteca en la que estoy (una ola muy discreta, eso sí, que hay gente que viene a estudiar…)

    • Hola Neri,
      Muchas gracias por el comentario, y por la migración del otro blog a este 🙂 (al final, continúo con el otro también, y curiosamente he escrito algo similar a lo que tú has escrito sobre los cambios).
      Un abrazo!

  2. Nos encanta haber sido aunque solo sea un poquito útiles 🙂

    Creo que ese ciclo que comentas de aprender y luego porner en práctica es el correcto. Lo que hacemos con casi todo en la vida: aprendes a conducir, el manjejo de un coche, el código de circulación… y luego conduces. ¿Se puede saltar la etapa de aprendizaje? Por supuesto. Pero el resultado no será, ni con mucho, el mismo.

    Un saludo.

    • Claro que habéis sido útiles! Y lo sois, porque el ciclo continúa: aprendes, escribes, pones en práctica, y así vas incorporando todo lo que vas aprendiendo y creando tu forma de contar las cosas. Gracias por el comentario. Un saludo!

  3. Hola Óscar!!!
    Interesante post! Es súper válido tu punto de vista sobre los consejo de escritura para escritores novatos como nosotros. Poco a poco dejas de leer consejos y encuentras el método que mejor funciona para ti. Yo, entre todos los consejos que encontré, me dediqué solo a los de Stephen King en “Mientras Escribo” un libro que jamás dejaré de recomendar a los que se inician en este camino. Y en base a los consejos de King, cree mi propio metodo de escritura. Hago fichas basicas de los personajes, nada muy elaborado porque considero que a tus personajes lo vas a conocer a medida que vayas escribiendo, las fichas con millones de datos lo que hacen es confundir.
    Lo mas importante a la hora de escribir una novela es que encuentres tu propia voz y establezcas una rutina de lectura y escritura. De la forma de escribir de otros autores puedes tomar ejemplos valiosos o tomar nota de lo que no debes hacer al momento de escribir.
    Y el simple hecho de escribir todos los dias, hará que mejores notablemente tu escritura y la forma en la que narras tus historias.
    Mucho éxito!!!
    PD: tengo un blog en el que, la mayoría de las veces, cuento qué funciona para mí de esos consejos que encontramos por la web. Si gustas visitarlo:
    http://stefaniagilescritora.blogspot.com.es/

    • Hola Stefania,
      ¡Gracias por tu comentario! Sí, esto de los consejos es algo que si no manejas bien, un día te ponen a 100 y con las pilas cargadas, y te sientes capaz de todo, y al siguiente te asfixian. No son ellos realmente los que te asfixian, claro, sino uno mismo queriendo cubrirlos y aplicarlos todos. Esa ha sido mi experiencia, y por eso escribí este post. Es una suerte contar con tantos blogs que te ofrece ayuda, consejos, inspiración, para escribir y también para más: la edición, la publicación, los agentes, y las cosas del día a día.
      A mi también me parece una joya el libro de King “Mientras Escribo”; de hecho, hablo sobre él en otra entrada anterior. Hay que zambullirse poco a poco en los consejos y salirse a la orilla de vez en cuando; los que de verdad calan en ti lo hacen sin que tengas que esforzarte en “memorizarlos”.
      He visto tu blog (de hecho estoy leyendo ahora la entrada sobre el 2º Concurso Literario de Autores Indie). Me ha gustado lo de “No tengo tiempo para escribir”. Al final volvemos al consejo básico: ¡escribe! Y no paramos hasta dar con el modo de escribir cada día. Un abrazo.

  4. Gracias, Óscar, por dejar escrito lo que vengo sintiendo desde hace meses. En mi caso, más que los consejos de blogs, lo que me esforzaba por tener en cuenta eran los contenidos de cada uno de los temas de un curso de novela que he seguido, temas que he leído y releído varias veces. Sin embargo, al ponerme frente al teclado, la sensación que tenía era de vacío, como si nunca hubiera leído aquellos temas. Ahora, que he terminado el primer borrador de mi novela, estoy convencido de que mi subconsciente (¿o mi inconsciente?), más listo que mi yo consciente, lo hacía para que pudiera escribir.
    Enhorabuena por el tono y el estilo del post. Has conseguido darle una mezcla de ironía, humor y seriedad que llegan muy bien al lector.
    Un saludo.

    • Muchísimas gracias, Javier. Ese vacío de ponerte ante el teclado me suena. En mi caso era “¿cómo hago ahora para que lo que escriba siga todos esos consejos? Ese ciclo del que hablo llegó sólo, porque por suerte me puse a escribir, intentando crearme una rutina, dejando que las palabras fueran saliendo sin preocuparme en absoluto; ya las arreglaré luego. Al final conseguí relajarme leyendo consejos (y es una suerte, porque me gusta leer sobre eso) y ahora no me pongo tenso – literalmente – cada vez que leo alguno.
      Me alegro que te guste el post. Procuro ser cuidadoso con la ironía, que me encanta. Un saludo, y enhorabuena por tu borrador!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s