“Esto no es un blog de escritor”

Y es que la constancia lo es todo.

Por ejemplo, para tener un blog hay que ser constante, y escribir con periodicidad para que los seguidores tengan cada semana algo que leer. Porque, por alguna razón, mis seguidores quieren leer lo que pongo.

Y yo no soy nada constante. ¡La hecatombe! No se puede tener un blog sin ser constante. Sé de lo que hablo, tengo otro blog en el que escribo una vez cada dos meses o así.

Este verano ha sido un verano intenso. En casi todos los sentidos del término. Quería escribir y hacer no sé cuántas cosas más, pero al final no he hecho ninguna. Las tareas se acumulan, y se supone que debería empezar ya. No dejarlo todo para el final.

Porque la constancia lo es todo.

Y sin embargo, no he hecho nada. No he escrito nada aquí. Ni en ninguna otra parte. No he sido considerado con la gente que lee mi blog, ni he creado material nuevo para su esparcimiento. Y eso me creaba angustia, tristeza, ira, rabia y otras emociones por el estilo.

"Esto no es una pipa" de René Magritte.

“Esto no es una pipa” (René Magritte)

“Esto no es una pipa”, decía René Magritte en su cuadro. Y no lo es: es la imagen de una pipa. “Esto no es un blog de escritor”, digo yo, refiriéndome a este blog que estás leyendo. Y no lo es; esto es la imagen de un blog.

Parece sencillo, pero ni por asomo. Después de dos meses quebrándome la cabeza pensando en qué poner en mi blog de escritor, después de dos meses agobiado pensando qué escribir pero no escribiendo nada, me iba dando cuenta de que al mismo tiempo tenía que dejar pasar varias ideas, alguna buena y el resto horrible, que iba teniendo y que quizás tendrían cabida como una entrada para el blog, pero no en este blog.

Porque esto es un blog de escritor.

Y por más vueltas que daba, por más borradores que escribía, no conseguía escribir nada. Bueno, sí, escribía mucho, pero lo descartaba rápido. ¿Por qué? Porque era basura. Porque escribía para contentar a la gente que lee mi blog. Porque escribía lo que se supone que debía escribir si tienes un blog de escritor. Porque si tienes un blog – y en especial uno de escritor – tienes que ser constante. Porque la constancia es muy importante.

Y yo he sido constante. ¡Ya lo creo! Dos meses de constancia… evitando escribir. Dos meses de intentarlo, y no hacerlo. De escribir, y borrar. Dos meses contando las horas viendo cómo no escribía nada aquí. ¿No es eso constancia? Aguantar día tras día, siendo absolutamente sincero en lugar de caer en imposturas.

Porque la constancia es muy importante. Y a mi me ha costado mucho ser sincero en estos dos meses. Sincero para no escribir ninguna mierda con tal de decir algo una vez por semana. Sincero al eliminar borradores de entradas que eran estupendas imágenes de entradas, pero no entradas reales. Dos meses de sinceridad constante viendo cada día y admitiendo que no tengo nada que decir, que esto no es un blog de escritor.

Qué revelación.

La siguiente revelación vino justo detrás: mis posibles lectores; mis seguidores. ¿Qué pasa con ellos? ¿No me importan sus sentimientos? Mis posibles lectores del blog, ¿no debo pensar en ellos?

¿Es que nadie va a pensar en los lectores del blog?

¿Es que nadie va a pensar en los lectores del blog?

Pues no. Yo, al menos, no voy a pensar en ellos. De hecho, voy a despensar en ellos.

Deja que me explique.

Si tengo que escribir para ti, entonces esto no es una pipa (que diga, un blog) Entonces esto es una imagen de un blog: se parece a un blog, pero no es real. Como no es real la imagen de la pipa: no puedes fumar de verdad con esa imagen. Empecé a escribir aquí cuando retomé la escritura, y como soy muy impaciente, lo primero que hice fue crear este blog, con un objetivo claro: darme a conocer, llegar a potenciales lectores, etc. Y al poco, al muy poco, el blog cambió. Comencé a escribir sobre otras cosas, sin pensarlo mucho. Y no era sobre literatura o escritura. Era sobre esto y aquello. ¿Y por qué no había escrito un blog antes, hablando sobre esto y aquello? Porque los intentos, aunque fueran en mi cabeza, acababan todos igual: viraban hacia una textura que no me gustaba del todo (quizás la deformación profesional de la psicología). No fue hasta que empecé a escribir, y como consecuencia a escribir este blog, que fueron apareciendo las palabras que estaban justo donde yo quería que estuvieran, que decían lo que quería decir.

Pero esto es un blog de escritor, así que tenía que escribir sobre escribir. Y junto a esas palabras que salían con naturalidad, empezaron a aparecer esas otras palabras que debían estar ahí, porque esto era un blog de escritor. Junto a entradas que salieron solas y que ahora las releo y me gustan (Este soy yo, La fragilidad humana, Al otro lado del espejo, Dame consejos que quiero morir – esta última, sobre escritura, sí, pero aplicable a más cosas) hay otras que son basura inmunda (El jazmín azul, Tu lector ideal eres tú… o casi, Escribir, escribo. Pero…). Porque como diría René Magritte, las primeras son una pipa, pero las segundas son imágenes de pipa.

Las primeras las escribí sin pensar en quién iba a leerlas, sin pensar en mis seguidores o lectores potenciales. las escribí cuando quise y cómo quise. Las segundas las escribí porque esto es un blog de escritor, por decir algo, porque la constancia es muy importante. Fue por las segundas, las malas, que mudé este blog a otro dominio, dejando el blog original para otra cosa. Me quedé con la imagen de una pipa y deseché la pipa real.

Por eso esto no es un blog de escritor: no quiero imágenes, quiero realidades. No quiero escribir aquí para cumplir con la rutina semanal. Por eso no voy a pensar en mis potenciales lectores, o en los seguidores que ya tengo (muy agradecido), en darme publicidad y cosas así, porque si lo hago de ese modo sólo voy a poder ofrecer imágenes de pipas, no pipas auténticas. Y quiero ofrecer algo real, no imágenes que no lo son.

Este blog surgió cuando volví a escribir, sí. Pero “esto no es un blog de escritor”.

Así que veremos lo que sucede de aquí en adelante.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s