La pérdida de la superación

Hace unos días hablé con una persona. Esta persona tiene una historia de amor no resuelta con otra persona. O quizás es más que amor, es otra cosa.

Pero como digo, es una historia pendiente. En realidad ahora está inmóvil del todo, quieta. Pero lo que está quieto puede moverse en cualquier momento. Quizás podríamos decir, aunque sólo sea por hoy, que lo que está quieto, en realidad, está pendiente de movimiento.

En aquella conversación, esta persona me dijo una cosa. A pesar de la imposibilidad por ahora de dar vida a esa historia, y quizás ante la realidad de que no llegue a dársela nunca, me ha dicho que se niega a superarlo. Así, como suena. Que se niega. Que no quiere.

El psicólogo que hay en mí debería haberse puesto a funcionar de manera automática. Pero en lugar de eso, otra parte de mí – ¿no psicóloga, quizás? Bendita sea a veces – se ha quedado encantada. Maravillada.

“No quiero superarlo”. Literal.

Se supone que hemos de superar las cosas que nos pasan, en especial las cosas “malas” que nos pasan. Nadie se esfuerza, creo yo, en superar lo “bueno”. Hemos de superar en especial las desgracias. Por tanto, se supone que esta persona de la que hablo debería superar esa historia porque quizás nunca se solucione, nunca alcance lo que quiere. Pero no. Se niega. Dice que no quiere “pasarlo por alto” ni “que se quede en un pensamiento, sentimiento, secreto, conmigo misma” (sus palabras textuales).

La idea debería parecernos del todo absurda, ¿no? Todos queremos superar las malas situaciones. No digo arreglarlas, digo superarlas. Pero entonces, ¿qué pasa cuando algo así se supera? Cuando se supera y no se “arregla”, cuando no hay final feliz.

Pasa que seguimos adelante. Aquello de “superarlo y seguir adelante”. Porque se supone que la vida es hacia delante, siempre. No está escrito en ningún sitio como Ley, pero está anotado en cada rincón como un mandamiento, como un mantra sutil que se nos cuela bajo la piel, con cada inspiración, en el torrente sanguíneo, en cada hoja que cae y cada puesta de sol que vemos. Hacia delante, siempre. No hacia los lados. No en círculo. Y desde luego no “pendiente de seguir adelante”. Las cosas, si no son como esperabas o como quieres, se superan.

Por ejemplo, si no puedes cumplir un sueño, lo superas y sigues adelante. ¿No? Pero, ¿y si hay otra opción? Como por ejemplo no superarlo. Si querías ser saxofonista y no tuviste ocasión de dedicarte a ello, de aprender, de practicar, de tener un saxofón… pues ahora lo superas y punto. Y tiras adelante, como una persona madura que supera las pérdidas y continúa con su vida adelante. Adelante como las mulas atadas al molino, que no van hacia delante pero no lo saben.

Sigues adelante, y se acabó. Y pierdes eso. No el sueño. No tocar el saxofón. Pierdes lo que te proporcionaba ese sueño que no salió o ese amor que no fue. Pierdes lo que te daba. Lo que hacía de ti. Ese tú que amó (y quizás aún ama) a quien no pudo ser y quién sabe si será. Pierdes esa parte de ti que quería ser un saxofonista pero ya no… Superas y pierdes. Pierdes más de lo que logras. Pierdes ese espíritu. Y ganas, sí, ganas un yo más sereno que ha superado e integrado la pérdida. Integrar, la palabra favorita de muchos psicólogos.

Integras la pérdida, la superas, y sigues adelante. Y a veces, si tienes mucha suerte, la perdida vuelve y con ella aquella persona que fuiste y que lo perdió; aquella persona a quien dejaste en la cuneta cuando superaste lo que fuera que superaras.

Quizás no sea tan mala opción negarse a superar, porque no sabemos si tendremos otra oportunidad de volver a perder algo similar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s